El estrés del trabajo y las presiones pueden provocar que tus empleados quieran abandonar el barco, salir huyendo y no regresar jamás; sin embargo, ahí siguen, pues las necesidades económicas actuales no les permiten darse el lujo de renunciar a un empleo estable, así que debe soportar cualquier circunstancia. Por eso quizá deberías darles algún juego para que se diviertan y se relajen en horas laborales, eso sí, advirtiéndoles que deben estar en orden con sus deberes. Mientras me encontraba buscando oficinas en renta para mi nueva empresa, analicé los espacios de algunas y lo que podría poner para hacer más amena la estancia de mi fuerza de trabajo.

Un futbolito podría ser una gran opción. Una cancha hecha de madera con monitos pegado en unos palos de metal podría significar minutos de diversión, pues no es un juego que sea de 1 vs 1, también puede ser de 2 vs 2 y esto podría ayudar a la interacción de tus trabajadores, incluso podrían llegar a socializar con los de las otras áreas. Sólo cuida de que no empiecen las apuestas, pues hay personas que tienen este vicio y fomentarlo sería muy malo para tu organización y para la salud mental del empleado. Me ha tocado ver redacciones de periódicos que lo tienen y se escuchan las risas y como se están relajando quienes van a echarse una reta.

Incluso hay compañías que haces torneos de futbolito con regalos para los primeros tres lugares, que van desde artículos costosos, incentivos o algo representativo que los hará sentirse valorados y habrán pasado un momento de diversión. Puedes hacer torneo de rama varonil, femenil o mixto, es decir, hombre y mujer en un equipo.

Si la tecnología y los recursos están al alcance de tu mano, lo que podrías hacer es establecer una pequeña sala con una televisión y un videojuego, ya sea Xbox, Nintendo o Play Station. Compra juegos en los que compitan 1 vs 1 por lo menos. Obviamente siempre ten dos controles y cómprales el cargador, para no estar gastando en pilas. Lo que quizá no recomendaría es añadirle para jugar en línea, ya que podría saturar el internet de la oficina y lo alentaría. Pero una consola es una gran opción para que se desestresen.

Una sala de juegos no sé qué tan factible sea, aunque sea un cuarto pequeño. Imagino que en una pequeña salita podrían poner juegos de mesa como jenga, scrabble, juegos de cartas como Pokemon o Yu Gi Oh, muy al estilo de las oficinas de Google, donde tienen de todo para que sus empleados no estén pensando todo el tiempo en trabajo y más trabajo. Incluso tienen maquinistas con Pac Man.

Pienso que muchas empresas en México no se animan a darle estos gustos a sus empleados debido a que creen que la mentalidad del mexicano es muy dispersa, lo que provoca que dejen de lado el trabajo y sólo quieran estarse divirtiendo, lo que obviamente significaría menos producción de tu producto y menos ganancias.

shares