La vista es uno de los sentidos más apreciados, debido a todo lo que nos permite apreciar de nuestro entorno.

También suele ser uno de los aspectos de nuestra salud a los que procuramos cuidar en cuanto advertimos algunos problemas. Pero, ¿sabías que muchas enfermedades visuales no presentan síntomas notorios en sus etapas más tempranas, justo cuando mejor se pueden atender?

Tal es el caso de las cataratas en los ojos, una enfermedad que no siempre se atiende en el momento más oportuno, debido a ciertas ideas equivocadas que tenemos acerca de ellas.

Examinemos cuáles son, para poder corregirlas.

Las cataratas se forman sobre el ojo

En muchos pacientes con cataratas se puede ver una especie de película blanquizca en la superficie del ojo, de ahí la idea errónea de que las cataratas aparecen “sobre” el ojo. En realidad, las cataratas u opacidades se forman sobre el cristalino, un lente que se encuentra al interior del ojo, a través del cual se proyecta la luz.

Ese aspecto de tener una capa blanquizca o lechosa sobre el ojo se adquiere en las etapas más avanzadas de las cataratas, por lo que no debes esperar a que tus ojos se vean así para acudir al oftalmólogo a una revisión.

Es una enfermedad de la tercera edad

Sí, la probabilidad de padecer cataratas se incrementa a partir de los 60 años y crece aún más después de los 80. Sin embargo, las primeras señales del padecimiento, aquéllas que sólo se detectan con equipo especializado, comienzan a presentarse después de los 40.

También hay casos de cataratas congénitas, es decir, de bebés que nacen con cataratas, debido a deficiencias nutricionales durante el embarazo, pero estos son casos muy raros. De cualquier forma, el ser joven no te exenta de cuidar tu salud visual.

Las cataratas no dan síntomas hasta que ya están muy avanzadas

Como ya mencionamos, cuando el ojo ya comienza a verse opaco es señal de que la catarata está muy avanzada. Sin embargo, en etapas tempranas hay síntomas que no siempre se atienden, pero que deben consultarse con el médico, ya que pueden ser un indicador, tanto de cataratas, como de otros problemas visuales.

Entre ellos se encuentran: visión borrosa, fallas en la visión periférica, dificultades para ver de noche o con poca luz, problemas para distinguir los colores o visión doble.

Las cataratas sólo pueden tratarse con cirugía

Dependiendo del grado de avance que presente la enfermedad, así como del estado de salud general del paciente, el oftalmólogo puede recomendar diversas alternativas a la cirugía. En algunos casos, puede bastar con una prescripción de gafas o con un aumento en la graduación, si es que ya se usan.

Claro está que se debe llevar un seguimiento constante con el especialista, quien determinará si, en algún momento, la cirugía es necesaria.

Las cataratas no se pueden prevenir

Si bien las cataratas son un deterioro del cristalino, que ocurre por factores como el envejecimiento, y eventualmente llegan a presentarse en personas de edad avanzada, se pueden prevenir. La dieta y el estilo de vida saludable son de gran ayuda, pero la consulta preventiva con el oftalmólogo es fundamental.

shares